1984

 

En octubre de 1984 el programa espacial soviético llevó a cabo la misión clasificada Sunov: La nave Leon-1 al mando de la comandante Irina Borchenka fue enviada en misión de exploración al sol. Tanto el lugar de despegue como su ruta fueron ocultados hábilmente a la opinión pública y los servicios de espionaje occidentales gracias al éxito de la estación espacial Salyut 7.

Durante más de un año la Leon-1 se mantuvo en contacto con su centro de control informando y enviando datos e informes técnicos. En 1986 la nave dejó de emitir señales. Y se dio por perdida. Y A finales del mismo año el personal a cargo del proyecto fue destituido y el centro de control secreto clausurado.  En 1991 todo el programa espacial soviético fue desmantelado para ser reemprendido por el gobierno de la actual CEI.

El Cosmódromo desde donde se lanzó la Leonov-1 al espacio se sigue utilizando en la actualidad. Aunque  el acceso a las  dependencias donde se encuentra el antiguo centro de control de la misión Sunov ha desaparecido tras un nuevo muro. En su interior todo está intacto, como si el tiempo se hubiera detenido. Los paneles de control siguen conectados a bajo rendimiento. En una consola parpadea una luz que indica un intento de comunicación desde el espacio exterior. Los pliegos de papel perforado de la impresora caen como un acordeón hasta el suelo. Transcriben el contenido de varios mensajes enviados desde 1989 con grandes espacios en blanco que reflejan el tiempo transcurrido entre ellos:

 “Cualquier proyecto previsto se ha incumplido, todas las órdenes se han incumplido… Perdimos el control de la nave y la posibilidad de comunicación hace mucho tiempo. Ni siquiera puedo calcular donde se encuentra la nave. Ni siquiera sé si alguien puede oírme.”

 “Estoy sola… Mis camaradas se amotinaron presos de la locura. Tuve que defenderme. … Han muerto… No pude evitarlo… Necesito ayuda.”

 “Algo extraño está ahí fuera… Necesito ayuda… El sol está muy cerca.”

 “Quedé inconsciente y he despertado en otro mundo, otro universo… otro tiempo… porque es imposible que haya tantas naves flotando ahí fuera…”

 “Como muertas, ancladas en estos asteroides…”

 “Me dispongo a abandonar la nave en la cápsula de emergencia…”